BAUTIZO DE NUEVAS CALLES EN JUVILES
Clic en las fotos y se ampliarán

Salvador Cifuentes Lara. En el mes de marzo tuvimos la suerte de que visitara nuestro pueblo Ildefonso Falcones el creador del libro “La Mano de Fátima”. El Ayuntamiento tuvo le extraordinaria idea de invitarle para homenajearle por la promoción que del pueblo está haciendo su libro.-
Yo mismo he podido constatar que hay gente que visita el pueblo movida por la curiosidad una vez que han leído esta historia que relata de forma tan magnífica la vida de Hernando de Juviles, y hace una minuciosa exposición de lugares de esta comarca y especialmente de este pueblo, así como también ha sabido llevar a una historia un gran trabajo de documentación.-
No obstante, y aunque me parece que ha sido una gran idea el homenajear al autor de Libro poniendo su nombre a una calle del pueblo, quiero hacer algunas matizaciones en relación con esa idea.-
En primer lugar, considero que quizás no ha sido el nombre más adecuado para la calle, en consonancia con nuestras costumbres, o con los motivos que hasta ahora se han utilizado para identificar nuestras calles. Calles de las que tan solo hay una con el nombre de personas.

Fue, en los años 80 cuando se cambió el nombre de la única plaza del pueblo, conocida como “de la Iglesia”, por el nombre de “Francisco de los Ríos”, siendo la primera vía del pueblo con el nombre de una persona. Sin entrar a valorar si se merece o no que la plaza del pueblo lleve su nombre, creo que con el tiempo se olvidan los motivos por los que se le pone el nombre de una persona a una calle o plaza, pasando esta persona a ser un desconocido entre sus habitantes. ¿Cuántos del pueblo saben quién es esta persona?, la gran mayoría desconocemos de quien se trata y ni que decir que muchos más incluso ignoran los motivos por los que se le puso su nombre a la plaza.-

Está dentro de las posibilidades que ocurra lo mismo con el nombre Ildefonso Falcones dado a la nueva calle. Quizás hubiera sido más acertado buscar un nombre con el que se homenajeé a esta persona sin perder las costumbres o forma de ser de los habitantes de Juviles.-

Ya hay en el pueblo una calle que lleva el apellido de una familia “Ortega”. Creo que fue una buena idea poner a la calle el nombre de apellidos de familias, aunque pueda parecer que a falta de personas ilustres o merecedoras de que una calle lleve su nombre se recurra al apellido de familias del pueblo. No obstante también se puede poner a las calles el nombre de alguien del pueblo, pero siempre dentro de las costumbres y utilizando para ello el nombre o apodo con el que se le conoce en el pueblo, por ejemplo calle de “José el de Modesto”, “Juan el de Rafael”, “Dolores la de Carlos”, etc.

Y en esa línea, se podría homenajearse a Ildefonso Falcones, haciendo una especie de mezcla entre el protagonista del libro y su autor, quien a fin de cuentas ha sido el creador (o padre) de este vecino del pueblo, llamándole a la calle “Rodrigo el de Ildefonso”. Por suerte tenemos una extensa variedad de nombres, apodos y motivos a los que recurrir para bautizar nuestras calles.-

JUVILES, tiene su idiosincrasia propia, solo hay que conocerlo un poco y detenerse a pensar en ello, son esas pequeñas cosas que lo hacen diferente. Por ejemplo, hay calles cuyo nombre se repite en gran cantidad de pueblos y por supuesto también existen en Juviles, como Calle Real -nombre que como en casi todos los pueblos lo es por ser o haber sido en alguna ocasión la calle principal, ya que en la vida ha pasado por ella un rey-, otra calle que se repite en muchos pueblos es la Calle de la Fuente -que lógicamente está ligada a la existencia de un manantial que de alguna manera ha sido el suministro de agua para la población-, en La Alpujarra se repite mucho también la Calle Carretera, -este nombre es de la primera mitad del siglo XX, con la construcción de las carreteras de unen los pueblos, y que en algunos casos como el de Juviles fue una calle de nueva creación-.

Aunque quizás el nombre de calle que más me llama la atención es: “Altillo Bajo”. ¡Ahí queda eso!, a ver qué pueblo da más. Existen otras con nombres curiosos y que a lo mejor está ligado a algún elemento ya desaparecido, como puede ser el caso de la calle Ciprés, donde también tenemos uno alto y otro bajo, cuando en realidad no hay un solo árbol en toda su extensión -claro que el diferenciar el Alto y Bajo puede ser para evitar que la numeración de sus casas pueda alcanzar cifras de tres o cuatro dígitos.-

He hablado de la posibilidad de utilizar los apodos o motes como se dice en el pueblo y voy a hacer un rápido repaso por los apodos más conocidos y los motivos para utilizarlos como nombre de nuevas calles. Así nos encontramos varios como los ya citados y que relacionan a una persona con su progenitor, “Frasquito el de la Abuela”, “el de Tobalico” aunque en algún caso se riza aún más el rizo llegando a formar casi un árbol genealógico completo como puede ser el caso de “José el de Juan el de Rafael”.-

Por ejemplo tenemos vecinos con apodos coquetos como “Los Pintaos”. Otros se pueden definir como precursores de la cirugía estética tan de moda y utilizada actualmente, cuando ya hace 80 ò 90 años en el pueblo se identificó con ello a algún vecino que pudiera haber resaltado de alguna manera cierta parte de su cuerpo, lógicamente, con elementos de la época como es el yeso.-

Los hay que el apodo les viene por el medio de transporte que de forma más o menos asidua utilizaban, es el caso de “Paco el de la Moto”, apodo que desplazó otro que le ligaba a su progenitor “el de Marigracia”. También por el lugar de procedencia o en el que viven “Frasquito el de los Pradillos” “El del Higueral”, “De los Pedregales” y otros muchos más.-

También los hay que siendo de Juviles les identificamos con un gentilicio de otro lugar “el Granaino”. Otros que quieren ser del pueblo y nosotros nos empeñamos en situarlos en su lugar de procedencia “el Ingles”, “el Malagueño” y que son más conocidos por el gentilicio de donde proceden que por el nombre de cada uno de ellos.-

Tenemos vecinos, y esto si es común a otros pueblos de la Alpujarra, que se identifican con profesiones, como es el caso del “Silletero” vecino que emigró del pueblo en los años 60 y desconozco el actual paradero de sus hijos, también ha existido un “Garbancero”, una “Panadera”, el “Barbero” apodo con el que se identifica actualmente a sus hijas, “El Molinero”, “El Escobero”.-

Los hay que por razones que desconozco son asociados a algún animal como es el caso de el “Cuco”, Juan “Vaca” y José el “Grillo”.-

Los ha habido que les identifican por su aspecto o por algún rasgo físico, por ejemplo nos encontramos con “El Gordo” o “La Gorda”, que por cierto eran vecinos pero creo que no eran familia; “El Seco” que aunque parezca increíble es hermano de “la gorda”; “Mea”, “Calzones”, “Marca”, y otros.-

Los hay que no tienen sentido o al menos yo no se lo encuentro en cuanto a su relación con el apodo, como puede ser “Sidro”, “Metro”, “Coca”, “Sibola”, “Soledao”, “Melletas”, “Remundo” y “Floritán” entre otros, los hay que se pueden denominar imposibles como son el caso de “Pica Higos” o “Caga la Chota”.-

En cuanto a motivos se puede tener en cuenta que somos un pueblo abierto al exterior. Sus hijos se han unido con los de otras zonas e incluso con otras culturas, asegurándose que la endogamia no sea un problema para sus habitantes, llevando en eso muchos años de ventaja a otros pueblos y no solo de la Alpujarra. Por ejemplo ahora que España se ha convertido en un país de destino con la llegada de gran cantidad de inmigrantes se ven por varios pueblos a jóvenes negros y, cómo no, también los hay en Juviles, pero por ejemplo en nuestro pueblo llegó hace mas de 50 años Fernando “El Moro” y José “El chino”.-

Visto lo dicho hasta ahora y siguiendo con los apodos, queda claro que somos un pueblo singular y diferente al resto de pueblos. Nos encontramos que hemos tenido en el pueblo un Grillo que guardaba ganado y que también tenía un perro conocido como “burgués” al que le llegó la muerte, como no podía ser de otra manera, en accidente de circulación, fue atropellado. Tenemos calles denominadas como Altas pero de las que decimos que son bajas, y profesiones de lo más variopinto, que en muchos casos no se han ejercicio por el que ostenta ese apodo.-

Aunque carezca de sentido todo lo que he dicho, y solo sea curiosidad, es una forma de recordar y homenajear, por mi parte, a los vecinos del pueblo, tanto a los que actualmente viven en él como a aquellos que se fueron pero nos visitan más o menos periódicamente, recordando de manera especial a los que emigraron y de los que se ha perdido su huella animándoles a que sus hijos y nietos regresen al pueblo, nos visiten, y conozcan sus raíces, les animo incluso a ponerse en contacto conmigo para que contándome cosas de su familia podamos sentirnos en contacto con todos los hijos de Juviles.-

Un especial recuerdo y homenaje, con estas líneas, para aquellos que desgraciadamente nos dejaron para siempre.-

Salvador Cifuentes Lara
Telf. 619.881.355
scjuviles@yahoo.es
 

Ayuntamiento de  Juviles (Granada)

Plaza
de la Iglesia CP.18452 Tf.958769032

 
ayuntamiento@juviles.net